martes, 3 de octubre de 2017

Almuerzo saludable.

Los nuevos estudios sobre alimentación han cambiado muchos de los dogmas que teníamos asumidos sobre cuáles son los alimentos saludables y los que no lo son. Uno de los problemas que se le pueden presentar a las familias es no saber qué dar a sus hijos para almorzar a media mañana si, como ya es sabido, las galletas, yogures azucarados, zumos y todo tipo de bollería no son opciones saludables de alimentación.

Ah, ¿que no lo sabíais? Pues aquí os dejo con Aitor Sánchez, dietista-nutricionista, que va a esplicar qué tan malo es nuestro desayuno.

A continuación aparecen algunas propuestas de almuerzo saludable.
Propuesta del dietista-nutricionista Aitor Sánchez, autor del blog midietacojea.com



Propuesta del CEIP Ana Caicedo.

Por si queda alguna duda, estos son algunos de los peores productos ultraprocesados que se debería evitar comer.


domingo, 10 de septiembre de 2017

El juego limpio (fair play) en el deporte.

"El deporte no es bueno, ni malo, es el contexto el que determina su carácter. Puede desarrollar tanto espíritu de equipo como individualista, educar el respeto a la norma, pero también el sentido a la trampa" (Domingo Blázquez).

Con estas palabras, este conocido autor deja claro que el deporte puede ser tanto educativo como promotor de actitudes negativas o antisociales dependiendo de cómo se enfoque.

Como ejemplo de deporte educativo, también llamado "fair play" o juego limpio, aquí se exponen algunos vídeos con las actitudes que deberían ser la norma, en vez de la excepción, dentro del contexto deportivo.

Actos de Respeto en el Deporte COMPILADO de FAIR PLAY (1)

Fair play 1

martes, 15 de agosto de 2017

El mejor orden para estudiar y hacer ejercicio físico.

Según un reciente estudio publicado en Current Biology, el ejercicio físico practicado cuatro horas después del aprendizaje mejora la memoria y aumenta la actividad del hipocampo.
 
Fuente: elpais.com
 
“Basado en investigaciones anteriores que demostraban la importancia del proceso neuronal en la retención de la memoria hemos introducido el análisis del hipocampo", explican los investigadores en su estudio. "La hipótesis era que el ejercicio físico influye, a nivel fisiológico, en los neurotransmisores —como la dopamina y la noradrenalina— que trabajan en el aprendizaje, y por tanto afectará a la memoria. De esta forma, el deporte podría producir diferencias en los patrones de respuesta neuronal que se activan con los recuerdos”.

Según este estudio, nuestro rendimiento académico no mejorará si hacemos ejercicio inmediatamente después de estudiar, pero sí cuatro horas después.

Neurocientíficos como John Ratey han expuesto la urgencia de mantener activo el cuerpo para que el cerebro no envejezca antes de tiempo. Si desde los primeros homínidos el cerebro estaba diseñado para moverse, avanzar, cazar y sobrevivir, con la evolución llegó la palabra y el pensamiento abstracto, pero el músculo cerebral era el mismo. De ahí que su funcionamiento siga muy relacionado con nuestra actividad física. Y que el sedentarismo literalmente “mate” —en palabras del científico— a nuestro cerebro.

Artículo completo en EL PAÍS Buenavida.

lunes, 19 de junio de 2017

Cómo se alimenta la población española: estudio ANIBES.

¿Alguna vez os habéis preguntado qué suele comer la gente en general? ¿Creéis que la población española se alimenta correctamente? ¿Realmente consumimos una "dieta mediterránea"? Para responder a estas y otras cuestiones se realizó el estudio ANIBES cuyos resultados se publicaron en el año 2015.

Se podrían analizar muchos aspectos pero me voy a centrar en el consumo de 4 grupos de alimentos: los que más deberíamos consumir (frutas, verduras y hortalizas), resaltados en verde, y los que menos (bollería y pastelería, precocinados), resaltados en rojo.

Antes de comenzar con el análisis, deberíamos tener una referencia de cómo debería ser la alimentación saludable y para ello debemos conocer el "plato para comer saludable" de Harvard, actualmente considerado por numerosos dietistas-nutricionistas como el mejor referente.
Como podemos observar, aproximadamente la mitad de nuestra ingesta debería consistir en frutas, verduras y hortalizas. La bollería y pastelería no aparece y los productos precocinados no se citan (es mucho más sano cocinar uno mismo los alimentos que dejar esa responsabilidad en manos de la industria alimentaria cuyo objetivo, no lo olvidemos, es ganar dinero y no mejorar tu salud).

Una vez conocidas las bases de una alimentación saludable, vamos a analizar las gráficas extraídas del estudio sobre "Ingesta, perfil y fuentes de energía de la población española". Las barras representan el porcentaje de consumo de cada grupo de alimentos o productos alimenticios.
Como podemos observar, para la población general, el consumo de bollería y pastelería está por encima del de frutas, verduras y hortalizas. Esto, por desgracia, es algo que se mantiene en casi todos los grupos de edad como veremos a continuación.

De 9 a 12 años la bollería y pastelería constituye el 2º grupo de productos alimenticios consumidos después del pan (curiosamente, el alimento más consumido en todos los grupos de edad). Si a eso le sumamos los productos precocinados, el consumo de estos alimentos no saludables se eleva al 15% de la ingesta total, mientras que el consumo de frutas, verduras y hortalizas tan solo constituye un 6%. Definitivamente, esto es algo aberrante a una edad en la que se deben formar los hábitos alimenticios para toda la vida y en la que el organismo está en pleno desarrollo.

En la franja de edad de 13 a 17 años la cosa empeora aún más. El consumo de bollería y pastelería y de precocinados se mantiene en un 15% de la ingesta mientras que el de frutas, verduras y hortalizas baja a un irrisorio 5,4%. O sea, en las edades en las que se forman las bases anatómico-fisiológicas y los hábitos de vida de una persona (9-17 años) es cuando peor se alimenta.

En la población adulta se observa un ligero cambio. El consumo de bollería y pastelería aún sigue superando al de frutas y verduras pero por primera vez el consumo de frutas supera ligeramente al de productos precocinados. La alimentación sigue estando muy alejada de lo propuesto por el plato saludable de Harvard.

Hay que llegar a la franja de edad de 65 a 75 años, los abuelos actuales, para que por fin el consumo de frutas supere al de bollería y pastelería. En este grupo de población, el consumo de frutas, verduras y hortalizas supone un 13,7% de la ingesta total (muy alejada del 50% ideal del plato de Harvard), mientras que el de bollería y pastelería junto con los precocinados tan solo supone un 8,2% de la ingesta. Las personas mayores son la que mejor se alimentan pero no se alimentan bien.

Por otro lado, también es preocupante el nivel de sedentarismo de los escolares españoles, entendido como pasar más de 2 horas al día realizando actividades sedentarias (se entiende que en el tiempo libre, puesto que en la escuela ya pasan entre 5 y 6 horas sentados).

Estos son los datos del estudio "Sedentarismo en niños y adolescentes españoles".
Como se puede apreciar, el 37,6 % de los niños de entre 9 y 12 años realiza actividades sedentarias a lo largo de la semana. Pero esta cifra se dispara en los adolescentes españoles cuya tasa de sedentarismo alcanza casi un 60%.


Tal y como dice la periodista Ana Pastor en el programa "El objetivo":

"Estos son los datos, suyas son las conclusiones".


domingo, 28 de mayo de 2017

Estar gordo pero en forma es un gran mito.

La idea de que las personas pueden ser gordas pero médicamente en forma (en inglés "fat but fit") es un mito, dicen los expertos que hablan en Portugal.


Imagen: http://www.burnthefatblog.com

Su trabajo preliminar, todavía inédito, implicó mirar los expedientes del GP de 3.5 millones de personas en el Reino Unido.

Indican que las personas que eran obesas pero que no tenían signos iniciales de enfermedad cardíaca, diabetes o colesterol alto no estaban protegidas de la mala salud en la vida posterior, contradiciendo investigaciones anteriores.

Un resumen de su estudio fue discutido en el Congreso Europeo sobre Obesidad.

El término "gordo pero en forma" se refiere a la fascinante teoría de que si las personas son obesas, pero todos sus otros factores metabólicos como la presión arterial y el azúcar en la sangre están dentro de los límites recomendados, entonces el peso extra no será perjudicial.

En este estudio, los investigadores de la Universidad de Birmingham analizaron datos de millones de pacientes británicos entre 1995 y 2015 para ver si esta afirmación era verdadera.

Siguieron a las personas que eran obesas al inicio del estudio (definidas como personas con un índice de masa corporal de 30 o más) que no tenían evidencia de enfermedad cardíaca, presión arterial alta, colesterol alto o diabetes en este momento.

Encontraron que estas personas obesas pero "metabólicamente sanas" corren mayor riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, derrames cerebrales e insuficiencia cardiaca que las personas de peso normal.

El Dr. Mike Knapton, de la British Heart Foundation, dijo: "No es frecuente que la investigación en esta escala y magnitud sea capaz de aclarar un antiguo mito". "Estos hallazgos deben tomarse muy en serio y pediría a los profesionales de la salud que los tomen en cuenta".

Pero el estudio no ha aparecido en una revista científica y, como tal, no ha pasado por una serie de controles por otros académicos para juzgar si la información es científicamente sólida.

Es difícil, por ejemplo, saber cuán bien se han tenido en cuenta otros factores influyentes, como la dieta, el estilo de vida o el tabaquismo.

Esto hace que sea difícil para los científicos ver cuán claras son las conclusiones o medir la magnitud de cualquier aumento de los riesgos de mala salud.


Por otro lado, en un estudio liderado por el Doctor Francisco Ortega, de la Universidad de Granada, se concluye que la suma de la grasa más el músculo en relación a la altura (el IMC) es a nivel epidemiológico un predictor más potente de enfermedad cardiovascular futura que el porcentaje de grasa corporal.

Esto hace suponer que es la relación entre el peso y la altura lo que puede suponer un gran estresor para el corazón, independientemente de si la mayor parte del peso está formado por grasa o por masa muscular y de si la persona está en forma.